El problema: la violencia contra las mujeres en los espacios públicos

La violencia contra las mujeres y las niñas sigue siendo una de las violaciones de los derechos humanos más graves y más toleradas en todo el mundo

 

En Nueva Delhi el 92 % de las mujeres sufrió algún tipo de violencia sexual en espacios públicos a lo largo de su vida

 

 

En Londres, en una encuesta realizada en 2012, el 43% de mujeres jóvenes afirmó haber sufrido acoso sexual en la calle durante el año anterior. En Port Moresby (Papua Nueva Guinea), un estudio diagnóstico reveló que más del 90% de las mujeres y niñas han padecido alguna forma de violencia sexual en el transporte público. En Kigali, Ruanda, un estudio línea base reveló que al 55% de las mujeres le preocupa ir a centros educativos cuando oscurece. Y en Nueva Delhi el 92 % de las mujeres sufrió algún tipo de violencia sexual en espacios públicos a lo largo de su vida. Estos son solo algunos ejemplos del gran problema real: la violencia contra las mujeres en los espacios públicos.

Son cifras que demuestran que la violencia contra las mujeres y las niñas sigue siendo una de las violaciones de los derechos humanos más graves y, lo que es peor, más toleradas en todo el mundo. Esta lacra es tanto causa como consecuencia de la desigualdad y la discriminación de género.

El acoso y la violencia sexual es un problema universal que ocurre en las calles, en el transporte público y en las escuelas, universidades y lugares de trabajo, en parques, en baños públicos, mercados, discotecas… Las mujeres y las niñas sufren y temen diversos tipos de acoso y violencia sexual en espacios públicos. Y esta realidad en muchos entornos limita su libertad de movimiento. Reduce su capacidad de estudiar, trabajar y participar plenamente en la vida pública, acceder a servicios esenciales e incluso a disfrutar de oportunidades culturales y de ocio. Asimismo, repercute negativamente en su salud y bienestar.

En 1995, la Plataforma de Acción de Beijing identificó la eliminación de la violencia contra las mujeres como una de las 12 áreas críticas para lograr la igualdad de género. En 2013, la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer de las Naciones Unidas (CSW57) reconoció las distintas formas de violencia sexual contra las mujeres y niñas en espacios públicos como una preocupación específica.

Con el objetivo de luchar contra esta lacra y de no mirar hacia otro lado nace la plataforma popular #NoTienesMipermiso, promovida por la Mancomunidad La Vega y otras entidades que se han ido adscribiendo. Se busca así visibilizar el acoso callejero pero sobre todo demandar que sea reconocido como delito en España. Ya alrededor de 1.000 personas han firmado la petición a través de la plataforma CHANGE.ORG ¿TE SUMAS?

FIRMA AQUÍ: http://bit.ly/2nvktA4