Algunas experiencias de éxito. Algunos países involucrados

Numerosas ciudades de todo el mundo ya están trabajando en contra del acoso callejero

 

En Quito se ha promulgado una ordenanza local para fortalecer las medidas de seguridad en espacios públicos

 

 

Bruselas, Cairo, Ciudad de Cabo, Ciudad de México, Ciudad de Quezon, Dublín, Duchanbé, Kigali, Marrakech, Medellín, Metro Manila, Nueva Delhi, Nueva York, Port Moresby, Puebla, Quito, Rabat, Reykjavik, Río de Janeiro, Sakai, Tegucigalpa, Torreón y Winnipeg.

Estas ciudades encabezan la lista de lugares en los que ya se han tomado muy en serio esto de luchar en contra del acoso callejero. En cada una de estas ciudades participan y cooperan las diferentes instancias de gobierno y poderes del Estado. También las organizaciones de mujeres y jóvenes, ONG´s y organizaciones de la sociedad civil, el sector privado, los medios de comunicación, e incluso la ONU. Se logra así que cada vez más, mujeres y hombres, se unan para poner fin a la violencia en los espacios públicos.

En cuanto a iniciativas concretas os podemos contar que por ejemplo en Ecuador, en el municipio de Quito, se ha promulgado una ordenanza local para fortalecer las medidas en contra del acoso sexual callejero.

El ministerio de Vivienda y Desarrollo Urbano de Egipto ha adoptado la metodología de auditorías de seguridad para las mujeres a fin de asegurar un enfoque con perspectiva de género en el entorno urbano.

Otro caso significativo es el de Port Moresby, en Nueva Guinea, donde se ha establecido una asociación de vendedores/as en el marco de su programa Mercados Seguros para la que se ha conseguido contar con una representación de mujeres del 50%.

Y en Chile existe el Observatorio Contra el Acoso Callejero que en 2015 llevó a cabo una interesante encuesta sobre si se está dispuesto desde los organismos públicos a sancionar este tipo de acoso.

Y ¿aquí en España? ¿qué estamos haciendo en nuestras ciudades? Desde la iniciativa popular#NoTienesMipermiso, promovida por Mancomunidad La Vegase está tratando de sensibilizar y que el menos el acoso callejero se legisle. Para ello se están recogiendo firmas desde la plataforma CHANGE.ORG.

 

FUENTES DE ESTE ARTÍCULO: Documento “Ciudades y espacios públicos seguros para mujeres y niñas”. ONU Mujeres