Solas por la calle

Según un proyecto de investigación social sobre acoso callejero las mujeres reconocen este fenómeno como un tipo de violencia

 

Judith Hidalgo Forra y Ane Agirre Eiguren analizan el sentimiento de inseguridad de las mujeres al transitar solas por la calle durante la noche

 

 

Los investigadores Judith Hidalgo Forra y Ane Agirre Eiguren ofrecen en su Proyecto de Investigación Social sobre Acoso Sexual Callejero un análisis del sentimiento de inseguridad de las mujeres al transitar solas por la calle durante la noche. Su objetivo: conocer la percepción de seguridad de la mujer frente al hecho de transitar por la calle de noche y sin compañía.

Este estudio ha permitido comprobar que las mujeres entrevistadas reconocen el fenómeno como un tipo de violencia, aún sin haberlo soportado personalmente. Además se percibe como condicionante en la vida cotidiana de las mujeres (ir acompañadas, utilizar transporte versus caminar, modificar vestuario). Las mujeres reconocen el acoso sexual callejero como violencia simbólica y su condición de mujer como un factor que contribuye al aumento del nivel de inseguridad durante el tránsito por las calles de noche.

 

La “violencia simbólica”

 

Este estudio rescata el concepto de “violencia simbólica” del sociólogo francés Pierre Bourdieu. Y es que afirman que el “acoso sexual callejero” es un ejemplo de este tipo de violencia ya que muchas de sus prácticas son aceptadas como algo natural, no sólo por la persona acosadora, sino también por la acosada. Es decir, la sociedad en general no lo ve como un problema a abordar y se perpetúa como algo sociocultural.

En cuanto a los datos recabados llaman la atención algunas conclusiones como las siguientes:

  • Cuanto mayor es la edad de la mujer menor es la percepción de acoso callejero en su entorno y en la sociedad en general.
  • Las entrevistadas explican que les gusta andar solas por la calle durante el día, sobre todo las de mayor edad quienes insisten en que se sienten cómodas y libres.
  • La mujeres más jóvenes, sin embargo, se sienten incómodas transitando incluso de día, ya que sufren acoso verbal callejero por parte de hombres de manera habitual.
  • Todas las entrevistadas coinciden en preferir ir acompañadas de noche, preferentemente por un hombre, aunque también por otra mujer. 
  • La tendencia es utilizar transporte en los traslados durante la noche ya que sienten una mayor seguridad que andando.
  • Todas ellas coinciden en que su condición de mujer les hace sentir un nivel mucho mayor de inseguridad que los hombres, debido al riesgo de sufrir una agresión de tipo sexual. Y consideran que es un sentimiento que tienen desde siempre y, por tanto, no es debido a su experiencia personal o de su entorno.

 

Conclusión final

 

Este estudio concluye que la mayoría de mujeres reconoce como violencia el acoso sexual callejero y por lo tanto, es consciente de la existencia de otro tipo de violencia más sutil que la física, como es la llamada “violencia simbólica”.

 

Iniciativa popular #NoTienesMiPermiso

 

Desde hace unos meses en nuestro país ha nacido la iniciativa popular,#NoTienesMipermiso, promovida por Mancomunidad La Vega, precisamente para que se legisle el acoso callejero en España. Más de 1.100 personas han firmado la petición en CHANGE.ORG pero se necesitan muchas más.

¿No has firmado todavía?