El piropo. ¿Gusta o Disgusta?

Según la socióloga Patricia Gaytan “ el acoso sexual en lugares públicos es algo más que el desencanto de un piropo mal dicho”

 

Carol Gardner o Stanley y Wise están en la posición de considerar que cualquier piropo es acoso dado que significa la invasión de la privacidad

 

 

El piropo “callejero”, ese que te llega de un modo espontáneo cuando andas por la calle ¿gusta o disgusta? ¿halaga o molesta?. Mucho se ha escrito y debatido ya sobre este tema y las opiniones son de todos los gustos y colores. Como en todo en esta vida, las formas, el contenido y cómo y de qué manera provenga influyen… y mucho.

De hecho, según la investigadora Natálie Venclovska, para que una declaración sea un piropo debe cumplir con las siguientes características: tiene que ser público (que hayan más personas presentes), bonito (en fondo y forma), oportuno e ingenioso (no caer en obscenidades).

Entonces… ¿por qué puede resultar molesto o incluso abusivo? ¿Quizá la clavé esté entonces en diferenciar entre piropo y comentario obsceno? ¿Pueden influir también creencias, cultura, educación y valores?

Según la Encuesta Nacional de Demografía y Salud realizada por Profamilia en 2010, una de cada cinco mujeres afirmó que en algún punto de su vida había experimentado acoso sexual en un lugar público. La encuesta pone de manifiesto por ejemplo que las colombianas están acostumbradas a lidiar con piropos, silbidos, pitazos y toqueteos, y que la sociedad sigue viendo con indiferencia esas frases burdas que hacen del cuerpo un objeto sexualizado.

“Es sumamente injusto que tengamos que aprender desde la pubertad en adelante a mirar el suelo cuando pasamos cerca de una construcción o junto a un grupo de hombres para evitar notar cómo sus miradas se clavan en nuestras pechugas”. Estas son las palabras de una integrante del Observatorio Contra el Acoso Callejero de Chile (OCACChile).

 

Del Piropo al Desencanto

 

Patricia Gaytan Sánchez en su estudio sociológico “Del Piropo al Desencanto” habla de que desde una perspectiva amplia “a priori” no todo acto de piropeo constituye acoso verbal ya que para muchas personas recibir un piropo “bonito” es una forma de sentirse halagada y bien. Para otras, en cambio, aunque les agrade el piropo en sí, pueden experimentar sentimientos encontrados por el hecho de que un desconocido les dirija la palabra en determinados qué contextos. En este sentido otros especialistas como Carol Gardner o Stanley y Wise están en la posición de considerar que cualquier piropo es acoso dado que significa la invasión de la privacidad de una mujer, bajo el principio de la accesibilidad permanente.

 

¿En qué momento entonces un piropo se puede convertir en acoso verbal?

 

Según la socióloga Patricia Gaytanes difícil encontrar un consenso pues las opiniones son muy variadas al respecto. Incluso, aunque más o menos existen algunas coincidencias, tampoco creo que se pueda llegar a establecer un consenso acerca de los piropos que se consideran bonitos y los que son ofensivos, pues lo que para una persona puede ser tolerable, para otras no”.

Lo que sí que nos recuerda Gaytan en su estudio es que el acoso sexual no se reduce al piropeo, sino que muchas veces va acompañado por miradas insistentes, silbidos, susurros (al oído), gruñidos y tosidos, llamadas insistentes, palabras malsonantes, toqueteos, saludos verbales….

Y concluye… “El acoso sexual en lugares públicos es algo más que el desencanto de un piropo mal dicho: es una interacción violenta que nos compele a entender las relaciones de poder entre hombres y mujeres en la vida cotidiana de una forma diferente”.

 

 Iniciativa popular #NoTienesMiPermiso

 

Desde hace unos meses en nuestro país ha nacido la iniciativa popular,#NoTienesMipermiso, promovida por Mancomunidad La Vega, precisamente para que se legisle el acoso callejero en España. Más de 1.000 personas han firmado la petición en CHANGE.ORG pero se necesitan muchas más.

¿No has firmado todavía?

 

La plataforma internacional Hollaback! ya en Madrid y Barcelona

Desde Hollaback/Atrévete Barcelona se busca atajar de manera local el problema del acoso en las calles y espacios públicos

 

Levanta la Voz Madrid se ha afiliado recientemente a esta plataforma anti-acoso

 

 

Con este nuevo post en http://notienesmipermiso.org/ queremos dar a conocer Hollaback!. Se trata de un movimiento que tiene como objetivo acabar con el acoso callejero de una manera local. Para ello se nutre de una gran red de activistas locales en más de 80 ciudades y 26 países en todo el mundo.

Y esta plataforma ha llegado también a nuestro país. En estos momentos está en Madrid y Barcelona.

En concreto la nueva organización anti-acoso callejero en Madrid, Levanta La Voz, se ha afiliado recientemente con la plataforma anti-acoso Hollaback! que se extiende por todo el mundo. El objetivo principal es proporcionar a las víctimas de acoso callejero la posibilidad de compartir sus historias a través de una página web para recuperar el control y encontrar el apoyo que en muchas ocasiones necesitan. Al compartir sus historias, quedan registradas en un mapa que permite visualizar y visibilizar un problema generalmente ignorado y subestimado.

Por su parte desde Hollaback/Atrévete Barcelona se pretende trabajar de manera conjunta para poder ofrecer experiencias sobre el acoso callejero, incitar a que se debata de manera pública sobre el asunto y poder así desarrollar nuevas estrategias que aseguren el acceso a los espacios públicos. Este es en sí el objetivo final: un mundo donde no se tolera este tipo de acoso y donde todos disfrutamos de un igual acceso a los espacios públicos. “No hay ciudad que se escape al acoso en las calles y por eso, queremos que Barcelona se una a esta comunidad internacional que ataja de manera local el problema” explican en su página web.

Hollaback busca pues un mundo donde el acoso callejero no sea tolerado, y donde todos, sin distinción, podamos acceder de igual forma a los espacios públicos.

HOLLABACK: https://www.ihollaback.org/

HOLLABACK BARCELONA: https://barcelona.ihollaback.org

HOLLABACK MADRID. LEVANTA LA VOA MADRID: https://levantalavozmadrid.ihollaback.org/

La implicación de Chile. Observatorio Contra el Acoso Callejero

El Observatorio Contra el Acoso Callejero defiende que caminar en paz por la calle es un derecho

 

En 2015 se llevó a cabo una encuesta para analizar si el país estaría dispuesto a sancionar el acoso callejero

 

 

Defienden que caminar en paz por la calle es un derecho. Se trata del Observatorio Contra el Acoso Callejero que existe en Chile, OCAC Chile, y que nace ante la demanda ciudadana de que el espacio público sea un lugar seguro, sin agresiones ni agresores sexuales.

Si el espacio es público, entonces nos pertenece a todas y todos. No es posible que la calle sea un lugar de privilegios, un lugar donde un grupo ataca y otro es vulnerado” dicen en su manifiesto.

En una encuesta que llevaron a cabo en 2015 con el título ¿Está Chile dispuesto a sancionar el Acoso Callejero?” se destaca que tres de cada cuatro personas sufrieron acoso sexual callejero en Chile, en esos últimos 12 meses. Es decir, un 75% de la población. En el caso de las mujeres, la cifra llega al 85% y de los hombres, al 55%.

La encuesta reveló que los casos de acoso sexual callejero son frecuentes: dos de cada cinco personas ha sufrido roces o tocamientos en el espacio público. Y un 23% de las mujeres ha sufrido algún tipo de acoso grave (persecución, exhibicionismo, masturbación).

El estudio dice que las mujeres jóvenes son el grupo más vulnerable. El 97% de ellas señaló haber sufrido acoso en el último año. La mitad por lo menos una vez a la semana y dos de cada 10 con frecuencia diaria. Sin embargo, el acoso es un fenómeno transversal, hombres y adultos y adultas mayores también lo habían sufrido al menos una vez en el último año.

Desde el Observatorio Contra el Acoso Callejero de Chile llevan dos años esperando la aprobación de la Ley de #RespetoCallejero. Reclaman que es una auténtica necesidad que este tema se discuta en el senado.

Desde hace unos meses en nuestro país ha nacido la iniciativa popular,#NoTienesMipermiso, promovida por Mancomunidad La Vega, precisamente para que se legisle el acoso callejero en España. Más de 1.000 personas han firmado la petición en CHANGE.ORG pero se necesitan muchas más.

 

¿No has firmado todavía?

 

Algunas experiencias de éxito. Algunos países involucrados

Numerosas ciudades de todo el mundo ya están trabajando en contra del acoso callejero

 

En Quito se ha promulgado una ordenanza local para fortalecer las medidas de seguridad en espacios públicos

 

 

Bruselas, Cairo, Ciudad de Cabo, Ciudad de México, Ciudad de Quezon, Dublín, Duchanbé, Kigali, Marrakech, Medellín, Metro Manila, Nueva Delhi, Nueva York, Port Moresby, Puebla, Quito, Rabat, Reykjavik, Río de Janeiro, Sakai, Tegucigalpa, Torreón y Winnipeg.

Estas ciudades encabezan la lista de lugares en los que ya se han tomado muy en serio esto de luchar en contra del acoso callejero. En cada una de estas ciudades participan y cooperan las diferentes instancias de gobierno y poderes del Estado. También las organizaciones de mujeres y jóvenes, ONG´s y organizaciones de la sociedad civil, el sector privado, los medios de comunicación, e incluso la ONU. Se logra así que cada vez más, mujeres y hombres, se unan para poner fin a la violencia en los espacios públicos.

En cuanto a iniciativas concretas os podemos contar que por ejemplo en Ecuador, en el municipio de Quito, se ha promulgado una ordenanza local para fortalecer las medidas en contra del acoso sexual callejero.

El ministerio de Vivienda y Desarrollo Urbano de Egipto ha adoptado la metodología de auditorías de seguridad para las mujeres a fin de asegurar un enfoque con perspectiva de género en el entorno urbano.

Otro caso significativo es el de Port Moresby, en Nueva Guinea, donde se ha establecido una asociación de vendedores/as en el marco de su programa Mercados Seguros para la que se ha conseguido contar con una representación de mujeres del 50%.

Y en Chile existe el Observatorio Contra el Acoso Callejero que en 2015 llevó a cabo una interesante encuesta sobre si se está dispuesto desde los organismos públicos a sancionar este tipo de acoso.

Y ¿aquí en España? ¿qué estamos haciendo en nuestras ciudades? Desde la iniciativa popular#NoTienesMipermiso, promovida por Mancomunidad La Vegase está tratando de sensibilizar y que el menos el acoso callejero se legisle. Para ello se están recogiendo firmas desde la plataforma CHANGE.ORG.

 

FUENTES DE ESTE ARTÍCULO: Documento “Ciudades y espacios públicos seguros para mujeres y niñas”. ONU Mujeres

 

 

El problema: la violencia contra las mujeres en los espacios públicos

La violencia contra las mujeres y las niñas sigue siendo una de las violaciones de los derechos humanos más graves y más toleradas en todo el mundo

 

En Nueva Delhi el 92 % de las mujeres sufrió algún tipo de violencia sexual en espacios públicos a lo largo de su vida

 

 

En Londres, en una encuesta realizada en 2012, el 43% de mujeres jóvenes afirmó haber sufrido acoso sexual en la calle durante el año anterior. En Port Moresby (Papua Nueva Guinea), un estudio diagnóstico reveló que más del 90% de las mujeres y niñas han padecido alguna forma de violencia sexual en el transporte público. En Kigali, Ruanda, un estudio línea base reveló que al 55% de las mujeres le preocupa ir a centros educativos cuando oscurece. Y en Nueva Delhi el 92 % de las mujeres sufrió algún tipo de violencia sexual en espacios públicos a lo largo de su vida. Estos son solo algunos ejemplos del gran problema real: la violencia contra las mujeres en los espacios públicos.

Son cifras que demuestran que la violencia contra las mujeres y las niñas sigue siendo una de las violaciones de los derechos humanos más graves y, lo que es peor, más toleradas en todo el mundo. Esta lacra es tanto causa como consecuencia de la desigualdad y la discriminación de género.

El acoso y la violencia sexual es un problema universal que ocurre en las calles, en el transporte público y en las escuelas, universidades y lugares de trabajo, en parques, en baños públicos, mercados, discotecas… Las mujeres y las niñas sufren y temen diversos tipos de acoso y violencia sexual en espacios públicos. Y esta realidad en muchos entornos limita su libertad de movimiento. Reduce su capacidad de estudiar, trabajar y participar plenamente en la vida pública, acceder a servicios esenciales e incluso a disfrutar de oportunidades culturales y de ocio. Asimismo, repercute negativamente en su salud y bienestar.

En 1995, la Plataforma de Acción de Beijing identificó la eliminación de la violencia contra las mujeres como una de las 12 áreas críticas para lograr la igualdad de género. En 2013, la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer de las Naciones Unidas (CSW57) reconoció las distintas formas de violencia sexual contra las mujeres y niñas en espacios públicos como una preocupación específica.

Con el objetivo de luchar contra esta lacra y de no mirar hacia otro lado nace la plataforma popular #NoTienesMipermiso, promovida por la Mancomunidad La Vega y otras entidades que se han ido adscribiendo. Se busca así visibilizar el acoso callejero pero sobre todo demandar que sea reconocido como delito en España. Ya alrededor de 1.000 personas han firmado la petición a través de la plataforma CHANGE.ORG ¿TE SUMAS?

FIRMA AQUÍ: http://bit.ly/2nvktA4